lunes, 3 de enero de 2011

Roberto Sanchez nos da una lección

Me ha impactado muchísimo este vídeo, en concreto, ¡Cómo se puede expresar tanto con tan poco!. Por un lado destacar el montaje del vídeo que explica a la perfección el contenido del mismo y lo subraya.... sin modificarlo.
Comienza con un primer plano de un foco que se balance ligeramente, como un péndulo que marca el transcurrir, la presencia de un entidad oculta a primera vista, como los faros del mar que nos recuerdan que hay barcos navegando en la noche, en el silencio y que son ellos la referencia necesaria para llegar a puerto. El sonido ambiente es el que subraya este movimiento llenándola de sentido, de noche, de aire, de presencia. Las inmensas blancas baldosas de fondo en principio me han transmitido frío, silencio, que se combina con el balanceo de una materia redonda, sólida, contundente pero que se refleja ligera y libre ya que su movimiento rompe la simetría del espacio, el PESO del sonido.
Después en un primer plano, el centro de la imagen se desplaza hacía Roberto que impulsa el foco y lo sustituye con su balanceo y su mirada.
Por último, se da un plano general donde Roberto sigue balanceándose al ritmo del foco, acompañando y dando entidad al sonido ambiente. En este plano general que se nos presenta predominan las formas rectas con el fondo de lineas en las baldosas, las ventanas, la mesa, una especie de soporte, el ángulo de la habitación, etc... y los elementos que destacan son el balanceo de Roberto y el foco. En un momento dado, Roberto comienza a andar y sale del plano y es justo cuando sale del plano, cuando el silencio se detecta, cuando ya el plano no está habitado por mucho que el foco se desplace de un lado a otro.
Me ha encantado como han reflejado el mundo interior de Roberto, como me han hecho percibir su yo interior.

Amaia Lasa Arteaga
Grupo 3 Sindrome Down

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada